5 Lecciones que aprendí jugando Póker

Cualquier jugador relativamente versado en póker le dirá que el truco del juego no está en las cartas que le toquen. Claro, la suerte jugará un papel, pero a diferencia de otros juegos llamados “de azar”, el póker es un juego de habilidad. La habilidad para leer a los oponentes, calcular probabilidades, pero sobre todo, de controlar las propias emociones. La forma en que uno reacciona a las cartas y a los movimientos de los oponentes determina en su mayoría, el éxito en el juego. El póker es entonces en esencia, un juego de emociones y relaciones. Es quizá por eso que se presta como una excelente metáfora para explicar muchas situaciones cotidianas.

Al visitar algunas buenas prácticas en el póker para un programa de decisiones gerenciales que desarrollamos hace unos años, me encontré con 5 lecciones que podemos tomar para nuestra vida cotidiana:

  1. Hay que apostar a la potencial ganancia considerando la potencial pérdida. Siempre queremos ser positivos y pensar que el vaso está medio lleno, pero existen situaciones donde tener un punto ciego sobre la potencial pérdida puede hacernos tomar malas decisiones. Enfocarnos sólo en lo que “podríamos ganar” sin considerar lo que está en juego hace a muchas personas tomar “atajos” en su vida profesional y en algunos casos, actuar en formas poco éticas, si no es que ilegales. Ver sólo la potencial ganancia hace que sea más fácil tomar la decisión de engañar a la pareja o a su jefe: normalmente se piensa que el engaño no será descubierto y que por tanto, el riesgo es prácticamente inexistente. Subestimar la potencial pérdida porque “queremos” obtener la potencial ganancia es una de las formas más comunes en que nuestras emociones nos pueden jugar en contra. En una mano, o en este caso, en una decisión, nos podemos jugar el más de lo que estaríamos normalmente dispuestos a arriesgar.
  2. No tomar riesgos y tener demasiada cautela es una muerte lenta. El reverso de la lección anterior, esta situación muestra como en el póker como en la vida, jugarla demasiado segura viene con un precio alto. El objetivo para mantenerse en el juego es ganar una mano grande al menos una vez cada hora, pero es casi imposible hacerlo sin tomar riesgos. Si se juega con demasiada cautela, perder las fichas de “a poquitos” termina por dejar sin opciones a cualquier jugador. La aversión al riesgo hace que perdamos oportunidades en todas las áreas de la vida: no emprender un negocio hasta “estar seguro” de que funcionará, no casarse hasta “estar seguro” de que es la persona indicada, no invertir en estudiar más por no “estar seguro” que valdrá la pena la inversión. Si bien es cierto arriesgar demasiado por no considerar la pérdida potencial puede hacernos perder una gran cantidad de fichas, protegerlas demasiado es aún peor: es una receta segura para no ganar. Dice que le que no arriesga no gana, pero en el póker, como en la vida, si no está creciendo, se está muriendo (de a poquitos).
  3. Nunca es tarde para retirarse de una mano sin futuro. Hay momentos donde a través de las diferentes rondas de apuesta, se puede sentir que uno ha invertido demasiado en una mano como para retirarse: ya ha puesto muchas fichas como para simplemente perderlas. Esta sensación de tener que quedarse solamente porque se ha invertido mucho, es una de las trampas emocionales más comunes y más traicioneras a la hora de tomar decisiones. En nombre de lo que ya hemos invertido podemos quedarnos en una mano que probablemente no tiene futuro, y por ende seguimos exponiéndonos a perder aún más. Quedarse en un trabajo donde no se está creciendo simplemente porque “ya llevo tantos años de trabajar aquí”, o quedarse en una relación que no nos hace felices porque “tenemos a los niños y una hipoteca”, o mantenerse en un negocio propio que no crece por “todo lo que he sacrificado” son ejemplos de cómo muchas veces evitamos retirarnos de una situación desfavorable por esa sensación de estar demasiado adentro, sin tomar en cuenta que el quedarnos sólo aumenta la pérdida.
  4. Siempre hay que dejarse la posibilidad de una salida. Una de las reglas doradas del póker, dejarse una salida implica evitar ponernos en una situación donde no controlemos nuestro destino. Sea por avaricia o por descuido, por cautela o por terquedad, podemos permitirnos entrar en situaciones donde tenemos menos y menos control del desenlace y por ende de una salida en caso que las cosas salgan mal. Lenin decía que si un ladrón le ofreciera la opción de “la bolsa o la vida”, uno siempre debería dar la bolsa, porque con la vida puede conseguir otra bolsa, pero no viceversa. Aunque parecería obvio al punto de parecer tonto, muchas veces el apego a lo que hemos logrado puede hacernos escoger la bolsa. Sea una discusión con un jefe o una pelea con la pareja, un préstamo sin pagar o un empleo que se abandona en malos términos, el ponerse en una situación sin salida aumenta la pérdida, la capacidad de recuperarse, y sobre todo, la posibilidad futura de reconstruir.
  5. No presione su suerte. Aunque hay situaciones donde se vencen todas las probabilidades y se gana a pesar de que todo indicaba que no había esperanza, lo cierto es conviene no tomar esos golpes de suerte como el centro de nuestra estrategia para lograr cosas. La suerte, como en el póker, juega definitivamente un papel en el grado de éxito que tenemos en lo que hacemos, pero debe ser un complemento, no un requisito para lograrlo. Uno puede jugar la lotería y puede que gane, pero al final el juego es uno de probabilidades. Donde ponemos nuestro enfoque, energía o dinero para lograr lo que queremos, determina más que el empujón que podamos recibir de la suerte, simplemente porque sacarse la lotería es sencillamente más improbable que por ejemplo, tener éxito en un negocio. Así, si la vida le sonríe y le da una buena mano, agradézcala y aprovéchela, pero no dependa de ella para seguir avanzando.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s